REVIEW – Bálsamo desmaquillante (Detox Skinfood)

Hay muchas formas de desmaquillarse pero esta se está ganando cada vez más adeptos; se trata de los bálsamos desmaquillantes, productos desmaquilladores con textura de pomada que retiran hasta el maquillaje más waterproof. Hoy osquiero hablar del bálsamo desmaquillante de Detox Skinfood, que compré en Primor hace unos meses y que llevo utilizando desde entonces.

SONY DSC

Detox Skinfood es una marca que pertenece al grupo Niche Beauty Lab (que posee también Boddy’s, un clon de Kiehl’s al que le tengo hecha una cruz por los productos nada efectivos que comercializan, ¡a evitar!). Niche Beauty Lab surge en 2008, pero hasta 2015 no empiezan a fabricar sus propias marcas cosméticas. Con base en Girona, Detox Skinfood es una marca que cuida que sus formulaciones sean cuanto más naturales, mejor, y se apoya en los llamados “superalimentos” como base de sus planteamientos cosméticos.

Sus productos se pueden encontrar en Primor, que, como ya sabéis, tiene envío gratis a partir de 18€ y unos precios muy buenos.

En concreto, este bálsamo se vino a casa en este haul (durante el Black Friday, Primor tuvo promoción de 2×1 en varias marcas, entre ellas Detox Skinfood, así que lo aproveché) y cuesta 9.95€, siendo su tamaño de 100ml. Lo podéis encontrar en este enlace.

También lo podéis encontrar en este pack, junto con el gel limpiador facial y el exfoliante facial de la marca, por 19.95€. No he probado el limpiador ni el exfoliante, pero yo me fiaría de la marca, y me parece un chollazo (solo el gel ya cuesta 8.95€ y, la exfoliante sola, otros 8.95€, más los 9.95€ del bálsamo desmaquillante, comprando los tres productos en pack ahorras 7.90€).

SONY DSC

El bálsamo desmaquillante de Detox Skinfood se presenta en un tarro de cristal con tapa de plástico, todo ello monamente envuelto en una cajita de cartón. Todo el envase, por tanto, salvo la tapa, es environmentally friendly.

No es un producto sólido, creo que salta a la vista, y trae envase, por lo tanto no estamos ante un cosmético zero waste. No se le pueden pedir peras al olmo, supongo.

No cuenta con ningún tipo de aplicador, como puede apreciarse. En la caja solo viene el tarro de producto. Es decir, la única forma de utilizarlo es meter o bien una espátula o bien (para las que no solemos tener ganas de ponernos a buscar palitos de madera de los típicos con los que el médico te miraba la garganta) los dedazos. No es muy higiénico, lo reconozco; pero considero que una forma de no contaminar el producto es decidirse a hacer el desmaquillado (que es de las últimas rutinas del día) con las manos limpias.

SONY DSC

El producto tiene una textura muy parecida a la de la vaselina. Se extiende con mucha facilidad por el rostro.

Su utilización es sencilla: se coge, se distribuye por las zonas del rostro que tengamos maquilladas, y se masajea haciendo especial hincapié en donde hayamos aplicado más maquillaje (normalmente ojos y labios). Normalmente, una cantidad del tamaño de dos o tres garbanzos gordos suele bastar (yo suelo poner un garbanzo en cada ojo y lo masajeo y lo voy extendiendo por las mejillas, para terminar con una tercera aplicación en los labios si me los he pintado). El producto arrastra el maquillaje con sus aceites y, una vez que el masaje ha movido de su sitio todo maquillaje, se aclara con agua tibia y se seca el rostro.

SONY DSC

El INCI de este producto es, como veis, correctísimo, con muchas mantecas y aceites.

Cabe destacar que el bálsamo cuenta con extractos (chlorella,  trigo, menta piperita…) y ceras (de girasol y de acacia negra) peculiares o, al menos, a los que no estoy yo muy habituada, con lo cual, además de correcto, me parece un INCI de lo más… particular.

El único ingrediente un poco chirriante que le veo es el perfume, y simplemente porque aplicar en los ojos algo que contiene perfume es bizarro, pero estando en el último lugar, no me preocupa mucho; la fórmula está genial.

SONY DSC

Lo que más me sorprendió la primera vez que utilicé este bálsamo desmaquillador fue su olor. Huele… a ver cómo lo explico yo. Huele bastante a trigo, pero a trigo cuando está todavía verde. Huele a campo, a verde. A ensalada, tal vez (supongo que lo que se huele es la espirulina). Es un aroma de lo más extraño, pero muy agradable, porque huele… a limpio.

Lo sé, no he sido nada clara. 😀 Haciéndolo más breve, a mí ya sabéis que me pierden los olores herbales, naturales; pues bien, este desmaquillador está IN.

Anotación a pie de página: la otra nariz de la casa dice que le huele a plátano. Yo no compro. xD

Arrastra el maquillaje que da gusto, nenas. No hay labial rojo-Cruella-mate-hasta-hartarse que se le resista, eso sí, retirarlo suele implicar extender el pigmento por los alrededores de la boca, lo cual no es precisamente erótico. Pero lo quita. Lo quita que no deja ni huella (eso sí, importante masajear el producto no solo con los morritos puestos en forma de beso, sino también en formato sonrisa, para eliminar los restos que se quedan en las arruguitas de la piel de los labios).

SONY DSC

La parte más conflictiva del producto para mí llega cuando me toca desmaquillar los ojos. Utilizo lentes de contacto a diario y para desmaquillar las pestañas lo paso mal, porque si se me cuela algo de producto en el ojo, la lente se “empaña” de aceite y después me cuesta mucho limpiarla (por no mencionar cómo me lloran los ojos con estos accidentillos). Como solución o, más bien, previsión, intento desmaquillarme después de haberme quitado las lentillas, y teniendo cuidado de no frotar los ojos, sino más bien masajear las pestañas contra el contorno de ojos, es decir, hacia abajo, sin hacer círculos, “arrastrando” el rímel de arriba a abajo, siempre en dirección descendente. Así que quedáis advertidas: quitaos antes las lentillas y tened cuidado de que el masaje no termine en una llorera de ojo espectacular.

Es un gustazo utilizarlo. Además de ser efectivo, al ser todo aceite, cuando lo aclaras y lo secas y, por fin, tu cara deja de parecer un óleo impresionista, va y te deja la piel súper suavecita. Resulta bastante hidratante, aunque no por ello debemos dejar ahí la rutina: después vendría la limpieza facial comm’il faut, con gel limpiador, luego el tónico, etc.

En cualquier caso, es un producto magnífico, así que ¡vamos con las puntuaciones!

UTILIZACIÓN: 9.5/10
INCI: 10/10
EXPERIENCIA: 9/10
NOTA MEDIA: 9.5/10. ¡Sobresaliente!

Pero ¡cuéntame! ¿Con qué tipo de productos te sueles desmaquillar tú? ¿Te gusta el formato bálsamo/aceite? ¿Conocías este producto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s