REVIEW – Aceite de nuez de karité con lavanda (Out of Africa)

Seguro que, al leer lo de “Out of Africa”, a muchos os habrá venido a la memoria la espléndida película “memorias de África”. A lo mejor alguna vez he tenido algún que otro off topic en el blog, pero nunca ha sido cinematográfico; y os prometo que no será hoy el día en que empiece a hablaros de producciones del mundo del cine por este canal. 🙂

Quiero enseñaros una marca que merece la pena fichar, llamada Out of Africa y que basa toda su producción cosmética en la manteca de karité orgánica y sin refinar, y uno de sus productos que más me gustan, el aceite de nuez de karité con lavanda. ¡Vamos a verlo!

SONY DSC

Out of Africa es una marca que surge de la amistad de dos cosmetólogos. Por un lado, está Victor Lulla, neoyorquino asentado en Los Ángeles, que funda una empresa de cosmética natural en 2002. Por otro lado, está Gilles Adamon, de Benín (en el oeste del continente africano, entre Togo y Nigeria), que asiste a una feria de productos naturales buscando un distribuidor para sus productos cosméticos basados en la manteca de karité. Ambos se conocen en dicha feria y descubren que comparten no solo el interés por la cosmética natural sino también un compromiso social y medioambiental. De esa amistad nace Out of Africa, que a día de hoy sigue comprando la manteca de karité a cooperativas de mujeres en Benin, además de donar una porción de sus beneficios al Benin Educational Fund, comprometiéndose así con la educación y el empleo del país.

SONY DSC

Adquirí el aceite de karité con lavanda en iHerb (no olvidéis los códigos de descuento del 5% ¡¡¡para cualquier compra que hagáis!!!, el mío es MKL823, pero os vale cualquiera). Vienen 266ml y su precio es de 11.23€, disponible aquí.

OJO: desde principios de julio de 2018, iHerb no está realizando envíos a España. Yo hice un pedido el 14 de junio que llegó a España el 21 de julio y que, a fecha de hoy, aún no he recibido. Aparentemente, Aduanas de España está confiscando todos los paquetes procedentes de EEUU. Aunque se espera que en algún momento Aduanas solicite al destinatario (en este caso yo, pero en el grueso del país serán muchos individuos) el pago de unos impuestos desproporcionados para importar los productos, ese momento se puede demorar infinitamente. Las cosas de palacio aduanas van despacio.

SONY DSC

De la facilidad de uso del aceite de karité con lavanda de Out of Africa hay que destacar varias cosas:

Su aplicación es como la de cualquier otro aceite: con la piel seca o húmeda (¡benditos aceites, que son tan polivalentes!), se extiende una cantidad como una avellana para cada pierna y otra para el tronco superior. Es fácil de extender, untuoso y deja la piel con un rastro brillante. Tarda en absorberse del todo (lógicamente, es aceite puro) y, muy importante, no mancha la ropa (ojo con haberlo extendido muy bien antes de vestirnos; si nos dejamos una capa de aceite como para freír un huevo encima, obviamente mancharemos todo lo que pongamos encima, pero si masajeamos el producto y dejamos únicamente el resto en la piel, no manchará).

Su textura es aceitosa (como se puede apreciar en la foto). Sin embargo, esta foto es de verano; en invierno este aceite presenta pequeños grumos (los típicos grumitos que se ven en las preparaciones a base de aceite de coco). Esto se debe a que el aceite de karité se solidifica al bajar a determinada temperatura. Con todo, su aplicación sigue siendo factible, ya que al contacto con la piel estos grumos se derriten al instante.

Viene en un bote de plástico, que no es lo más eco del mundo pero para las manazas como yo es una bendición. Hay aceites (como el de jazmín de La Malva Flor, del que os hablé aquí) que vienen envasados en un pesadísimo bote de vidrio, lo cual lo hace muy ecofriendly, pero yo me paso el día temiendo el momento en que se me escurra de entre las manos (no olvidemos que contienen aceite, una sustancia MUY resbaladiza). Su tapón no es el mejor dosificador que se ha visto (“escupe” bastante producto) pero cumple su función. Como veis, el mío está sucísimo porque la etiqueta ha ido absorbiendo aceite, y esto complica un poco meterlo en la mochila de la piscina, sin ir más lejos.

Un 9/10 en facilidad de uso a este producto, pues.

SONY DSC

Los ingredientes de este aceite son: manteca de karité, aceite de aguacate, aceite de oliva, aceite de almendra, aceite de caléndula, tocoferol y aceite de lavanda. Receta sencilla, eficaz, natural y sin añadidos químicos innecesarios. Un 10/10 al INCI de este producto.

En mi experiencia de uso, tengo que hablar en primer lugar del aceite en sí. A nivel de textura, creo que es ideal: espeso, untuoso, nutre la piel al momento. Sin embargo, tiene un color amarillento que da mucha desconfianza porque, al menos a mí, me da terror manchar de aceite la ropa. Bueno, pues nada que temer; entre que la piel absorbe bastante bien el aceite (ojito, eso sí, con no pasarse de cantidad), y que el amarillento no se traspasa a la piel, no ensucia nada.

SONY DSC

El aroma es otro punto a destacar. No huele nada a aceites ni a mantecas; el principal y único protagonista olfativo de este aceite es la lavanda. Es curioso porque el aceite de lavanda es el último ingrediente de la lista, pero no se atisba ningún aroma más allá de la lavanda. Además, es de esos olores a lavanda fresca, herbal, campestre..., vamos, lavanda sin adulterar. Es una verdadera gozada, relaja mucho los sentidos y es perfecto para hidratarse tras la ducha de la noche ya que ayuda mucho a conciliar ese estado físico de tranquilidad que precede al sueño.

En cuanto a la hidratación que proporciona, es más que correcta, aunque no es tan duradera como la de otros productos que hemos visto en este blog. Con esto quiero decir que la piel aguanta hidratada unas horas, unas 8h en el mejor de los casos diría yo, pero luego necesita reaplicación del producto. Lo cual está bien, pero no llega a la altura de los hidratantes corporales más duraderos que he probado.

Así que en mi opinión, este aceite de karité y lavanda de Out of Africa se merece un 9/10.

Lo cual, de nota media entre su facilidad de uso, su INCI y mi opinión personal sobre él, nos deja un 9.5/10 para el aceite de karité y lavanda de Out of Africa. ¡Sobresaliente!

Y tú, ¿eres fan de los aceites hidratantes o te gusta más el formato crema/loción? ¿Hay algún aceite imprescindible en tu rutina?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s