REVIEW – Jabón corporal Lavanda Dulce (ed. limitada otoño-invierno) (Kia Ora)

Los jabones de Kia Ora me merecen en general muy buenas opiniones. Son jabones de alta calidad, con aromas fuertes y perceptibles, y utilizarlos es muy agradable porque generan la cantidad adecuada de espuma sin renunciar a hidratar la piel. Entre sus jabones de edición limitada otoño-invierno se encuentra (se encontraba, más bien) Lavanda Dulce, un jabón que pretende conquistarnos con su olor a lavanda con trasfondo dulzón y avainillado. Vamos a verlo en detalle.

SONY DSC

Literalmente “que tengas salud” o “que estés bien” en idioma maorí, Kia Ora es una marca que nace en Málaga con el objetivo de regalar pedacitos de bienestar en cada uno de sus jabones. Basados en aceite de oliva virgen extra, las fórmulas de sus jabones se apoyan en ingredientes de primera calidad, sostenibles y procedentes de la agricultura local y ecológica. Cruelty free, veganos, sin ingredientes artificiales y con un no-sé-qué mediterráneo que no se le escapa a nadie, puedo garantizar que la marca engancha desde el principio. También fabrican productos para el pelo y para el cuerpo. Sus gastos de envío son de 6€ a la península.

Este jabón me costó en su día 6.90€ los 100g y ahora no está disponible en la web porque era una edición limitada otoñal/invernal.

SONY DSC

A nivel de aplicación, lo primero que me llama la atención es su dureza. Los jabones de Kia Ora que he probado hasta la fecha son mucho más blanditos que Lavanda Dulce; este no es extremadamente duro, pero tampoco blando; su dureza está en el término medio, lo cual me ha parecido muy agradable porque el jabón sigue siendo cremoso pese a ello. Además, genera espuma bastante abundante pese a no contener ningún sulfato. Es un jabón cremoso, delicado; es muy interesante, además, su contenido de aceite de lavanda como calmante para las pieles delicadas. Todo ello lo hace perfecto para el uso corporal en una piel como la mía, atópica y aficionada a los brotes de eccemas; vamos, que es un jabón de aplicación 10/10.

SONY DSC

Veamos sus ingredientes: aceite de oliva virgen extra, aceite de flor de lavanda, manteca de cacao, aceite de coco, agua, hidróxido de sodio, aceite de lavanda y extracto de vainilla. Es decir, como siempre, menos es más: aceites, mantecas y extractos son suficientes para lograr combinaciones de jabones espléndidas. Este INCI es de 10/10, indiscutiblemente. Cero tóxicos.

SONY DSC

En mi experiencia con Lavanda Dulce, me gustaría destacar algunos aspectos.

Lo más inmediato: el olor que tiene. Huele a lavanda, pero no fresca. Me explico: no es un olor herbal, no al menos lo que más perceptible resulta. Huele a lavanda, pero tiene un fondo dulzón, avainillado, que aplaca mucho las notas herbales y frescas de la lavanda. Recuerda de lejos al aroma de Sleepy de Lush, solo que Sleepy está mucho más cerca del olor puramente dulzón que Lavanda Dulce. Con todo, es un olor cálido, muy agradable; perfecto para el otoño-invierno, aunque lo haya utilizado principalmente con buen tiempo, por su fondo dulce, que invita a ducharse antes de dormir bien arropada por las mantas. Si fuera lavanda “pura” (ese olor herbal al que me refería), me parecería ideal para esta época.

Por otro lado, su dureza. Este aspecto me ha llamado la atención porque Aires del Sur y Pangea (que son los jabones de Kia Ora que conocía hasta el momento) son bastante blanditos, tanto al corte (¡me encanta cortar las pastillas de jabón en dos mitades!) como al uso. Lavanda Dulce, sin embargo, no es tan blandito; tiene una dureza muy similar a los otros durante el corte, pero durante el uso claramente es un jabón más duro, por lo cual se desgasta menos y es una pastilla de jabón más duradera en contraposición con las otras. A mí, con todo, me gustan un poco más blanditas.

SONY DSC

Sin embargo, su dureza no resta a la cremosidad del jabón: en términos generales es muy agradable de usar. Genera bastante espuma, yo diría que a medio camino entre el término medio y la espuma en abundancia. Además, deja un rastro de “babilla” (mínimo, pero existente) que deja la piel hidratada.

Una pega es que, en los primeros lavados, las semillas de lavanda que decoran el jabón se desprenden inevitablemente, cayendo por toda la ducha (cuando no se me quedaban pegadas por todo el cuerpo); lo cual, aunque no llegara a parecerme un engorro, sí que me pareció bastante innecesario.

Y en cuanto a mí… ¿me ha gustado Lavanda Dulce? Sí, sin duda. ¿Es de mis favoritos? No, sin duda. ¿Lo volvería a comprar? Tal vez, pero de cara al invierno, porque este no es un aroma veraniego. ¿Por lo tanto? Le doy una nota de 8/10, porque aunque resulta un buen jabón, me gustan más cremositos (blanditos) y me gusta la lavanda pura, sin adulterar.

Lo cual nos deja, entre su facilidad de uso, su INCI y mi experiencia con él, una nota media para Lavanda Dulce de Kia Ora de 9.33/10. ¡Sobresaliente!

¿Qué opinas tú? ¿Te gusta el olor a lavanda fresca, o lo prefieres mezclado con otras notas? ¿Qué opinas de los jabones de Kia Ora? ¿Te gustan sus ediciones limitadas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s