REVIEW – Hidratante corporal Sleepy (Lush)

Sleepy de Lush es una crema hidratante corporal con historia: otrora edición limitada, hace un año volvió para, esta vez, quedarse en el lineal fijo de la marca. Adorada por todo Lushie que se precie de serlo, yo he pasado por distintas fases con ella y hoy venimos a estudiarla en profundidad. ¿Le echamos un vistazo?

SONY DSC

Lush es una casa británica con sede en Poole que fabrica cosméticos frescos y hechos a mano. Ahora bien, ojo, “natural” y “hecho a mano” no quiere decir “libre de tóxicos”: Lush es una firma que hasta la fecha no ha renunciado a los parabenos ni al SLS, y algunos de sus productos son de colores y aromas que definitivamente NO se encuentran en la naturaleza. Sus tiendas son un festival de colores y aromas y los empleados te animarán a probar los productos en tu propia piel. Merece la pena dejarse mimar por alguno de sus empleados, pero si no tenéis una tienda Lush cerca, no pasa nada: también venden online.

SONY DSC

Sleepy, por su parte, es una crema hidratante corporal de color pálido-lila, con aromas relajantes (lavanda principalmente), está disponible aquí, y se puede comprar en dos formatos, 95g por 8.95€, o 215g por 19.95€.

En su facilidad de uso, hay que destacar que, al contrario de lo que Lush nos tiene acostumbrados, el formato de esta crema es normal y corriente. Es decir, se trata de una hidratante corporal al uso. ¿No os pasa a veces que los formatos de los productos de Lush os acaban pareciendo un poco demasiado innovadores?, a mí, constantemente, y la verdad es que, aunque me gusta experimentar, a veces agradezco los formatos clásicos en los que una crema es una crema y no tengo que preguntarle a nadie cómo se utiliza. Como suele sucederles a los productos de Lush, Sleepy viene en un tarro de tapa que contamina inevitablemente el producto cada vez que lo utilizamos. Además, esta hidratante corporal deja a su paso una película de hidratación un poco pegajosa/aceitosa para mi gusto, y es que (aunque ahora lo veremos en detalle) contiene una silicona, por lo que en comodidad de uso no es la mejor que he probado: la valoraremos con un 7/10.

SONY DSC

El INCI, como puede verse, peca principalmente de contener trietanolamina (una silicona no soluble en agua que, por ende, tapona los poros de la piel, impidiendo su correcta respiración), alcohol y perfume. Sin embargo, estos ingredientes aparecen a partir de la mitad de la lista de ingredientes y el resto de la fórmula está bastante bien, llena de activos hidratantes (aceites y mantecas) y de aromas dulces y relajantes, por lo que lo valoraremos con un 8/10.

SONY DSC

En mi experiencia de uso, Sleepy ha pasado por varias fases, como os comentaba arriba. La primera vez que un vendedor de Lush me probó Sleepy en un brazo, la sensación de pegajosidad me pareció insoportable. A mí me gusta mucho la lavanda en términos generales, pero decidí que aquella crema no era lo mío por dos motivos: que el olor de la lavanda era dulzón (como adulterado por otros aromas), y que dejaba un rastro asiliconado a su paso que no me convencía nada. Sin embargo, Gema me incluyó una muestra de Sleepy en nuestro intercambio de muestras (os lo cuento todo en esta entrada) y me indicó claramente que ella se lo aplica bajo los orificios nasales y en el labio superior antes de ir a dormir para mejorar su descanso. Y, oigan, ¿cómo esto no se le ha ocurrido nunca antes a ningún vendedor de Lush? Esta indicación fue clave, fue el uso que le di inicialmente a la crema, y creedme, contribuye muchísimo a la relajación. Es pura aromaterapia. Incluso he dejado atrás mis malas sensaciones con la lavanda de olor dulce, porque he entendido que el fin de esta crema no es oler a lavanda, sino oler a una mezcla de aromas cálidos que faciliten la tarea de quedarse dormido a quienes tenemos problemillas para lograrlo. ¡Gracias, Gema!, me descubriste una perla con esta crema. Ahora la suelo aplicar en nariz, labio superior, cuello (dos perlitas de producto, nada más, bajo los lóbulos de las orejas y hacia abajo) y muñecas. Y sí, duermo mucho mejor. ¿Lo único negativo?, que el tacto, ese rastro pegajosete que deja la crema, sigue sin gustarme del todo; por eso, para no notarlo mucho, aplico poquita cantidad, por lo que previsiblemente este bote me durará toda la vida. Un 9/10 en mi opinión.

SONY DSC

Sleepy de Lush saca, por tanto, de media, entre su facilidad de uso, su formulación y mi experiencia con él, un 8/10. ¡Notable!

Recordad además que todos los envases de Lush están hechos de plástico reciclado. Y, para asegurarse de que pueden darles otra vida a sus envases volviéndolos a reciclar, nos animan a que devolvamos 5 envases vacíos a cualquiera de sus tiendas y, a cambio, nos regalarán gratis una mascarilla fresca, la que nosotros elijamos (podéis verlas todas aquí).

¿Qué opináis de Sleepy? ¿Sois partidarios, o detractores? ¿Llorasteis de alegría cuando llegó al lineal fijo, o más bien llorasteis porque habríais preferido que hubiera sido otro producto? ¿Cuál es vuestra hidratante corporal de Lush favorita?

Un comentario en “REVIEW – Hidratante corporal Sleepy (Lush)

  1. Anouk Unvientodeleste dijo:

    Solo la he probado en muestra y me gustó mucho, lástima no saber entonces el uso que le das porque me parece estupendo…de hecho lo voy a probar con la crema batida de lavanda dulce de Some Sweet Cosmetics a ver qué tal me va. Gracias por el consejo.
    Ciao!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s