REVIEW – Jabón corporal de leche de cabra y miel (La Malva Flor)

Hace unos días os enseñaba en esta entrada el pedido que hice en febrero (aunque llegase en marzo) de La Malva Flor (marca de cosmética y jabonería artesana natural) y hoy quería hablaros de uno de los productos que más rápidamente me ha conquistado: el jabón corporal de leche de cabra y miel. Por supuesto, sin sulfatos, sin parabenos y sin siliconas. ¿Lo vemos juntos?
SONY DSCLa Malva Flor nace como el proyecto personal de dos hermanos, ella maestra jabonera y él diseñador gráfico. Compartiendo su afición por la cosmética natural, descubren que muchos de los problemas que presenta la piel se resuelven mediante ingredientes que están en la naturaleza, a diferencia de lo que nos hacen creer desde la industria cosmética, que abusa de los productos químicos agresivos. Se les suma al proyecto la pareja de uno de ellos, bióloga y técnico superior de diagnóstico clínico, que supervisa la parte de laboratorio de la marca. Se unen así la tradición jabonera, la técnica y el diseño. Todas sus fórmulas parten de las maceraciones de plantas en aceite de oliva y están libres de tóxicos (sulfatos, siliconas, perfumes…). No emplean aceite de palma, son cruelty free y a mí me hace muy feliz haberlos conocido. Venden sus productos en su tienda física en Colmenarejo y, además, online, en este enlace; los gastos de envío ascienden a 4.80€. El jabón corporal de leche de cabra y miel (disponible en este enlace) viene en formato 100g, precio 6€. Si preferís probar un tamaño menor, tenéis la opción de adquirir el formato mini (un “lingote” de jabón), de 25g, por 2.75€, disponible aquí.

SONY DSC

En lo que a facilidad de uso se refiere, este jabón es prácticamente como todos los jabones sólidos: se utiliza con la piel mojada, se frota, hace espuma y se lava. ¿Lo mejor? Que el olor a miel dura, y dura, y dura. Se pega a la piel. Creo que no he conocido jabón natural con tal capacidad de aguantar el paso de las horas. Ojo, el aroma es muy leve, muy de fondo, pero te sorprenderás oliendo un rastro de tu propio jabón a la hora de comer habiéndote duchado por la mañana. ¿Lo peor? Que en comparación con otros jabones que hay por el mundo, le cuesta hacer espuma al frotarlo contra el cuerpo; lo cual tiene dos soluciones, o ducharse sin espuma (que es lo que hago yo para garantizar el olorcito, ¡qué bueno!), o frotarlo entre las manos y después aplicar la espuma. En cualquier caso, esto resta puntos, así que en cuanto a aplicabilidad, le damos un 9/10.

SONY DSC

Aquí tenéis el INCI perfecto del jabón de leche de cabra y miel de La Malva Flor. Aceite de oliva, agua, aceite de coco, hidróxido de socio, aceite vegetal, manteca de karité, aceite de ricino, manteca de cacao, aceite de almendras, cera de abeja, miel y tocoperol. Pues nada, que me lo quedo sin dudar. 10/10.

SONY DSC

Desde mi experiencia de uso puedo aportar un hecho: que muy pocos jabones corporales me han sorprendido tan gratamente como este. Y una opinión: que tiene un aroma divino. A pesar del tema de la espuma que os comentaba antes (le cuesta espumar y más bien se conforma con dejar un rastro “mantecoso” tras de sí), me ha encantado y estoy usándolo con ansias. Inmediatamente tras usarlo, la piel queda hidratada, como elástica. Suficiente si os digo que lo uso indistintamente para el cuerpo y para el rostro. Pero es que ¡el olor que tiene!, es una cosa loca. El primer día que lo usé me costó caer en la cuenta, horas después de haberme lavado las manos con él, de que lo que estaba oliéndome “raro” (no familiar) en las manos era el jabón de leche de cabra y miel de La Malva Flor. Y cuando ese olor es de miel, de dulce, de hogar en invierno (porque para mí, la miel, son meriendas de cuando me resfriaba y mi madre me daba leche calentísima con un pozal de miel disuelta en ella), el subidón de que aguante es total. La pega, una vez más, es el tema de la espuma, porque realmente se queda un poco corto y a mí personalmente me gustan los jabones que espuman sin problema. Con todo, creo que si cambiase la fórmula para lograr más espuma perdería en aromas, así que le voy a quitar pocos puntos por ello. 9.5/10 en mi experiencia con el producto.

El jabón de leche de cabra y miel de La Malva Flor saca de nota media, por tanto, entre su aplicabilidad, su INCI y mi experiencia con él, un 9.5/10. ¡Sobresaliente!

¿Qué te parecen los olores a miel en cosmética y jabonería? ¿Conoces alguno que me quieras recomendar? ¿Has probado algún producto de La Malva Flor?

Un beso y feliz Día de la Mujer a todxs. 🙂

2 comentarios en “REVIEW – Jabón corporal de leche de cabra y miel (La Malva Flor)

    • Adriana dijo:

      Hola Anouk!! Ya sabes que mi gran descubrimiento de esta marca fue el champú sólido, pero este jabón esta fenomenal siempre y cuando no te importe el tema de la espuma. Ya nos contarás si te animas a probarlo. Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s